Si ofreces un curso on-line; ¡logra que tus estudiantes se diviertan!

Si ofreces un curso on-line; ¡logra que tus estudiantes se diviertan!

¿Es posible divertirse aprendiendo online? Si eres de los que piensa que esto no es posible quizá sea porque según tu experiencia, aprender en un aula on-line (esto es, en un curso virtual) supone un trabajo dificultoso, además de una dedicación y esfuerzo con nuestro ordenador donde tenemos que soportar y padecer algunos inconvenientes tecnológicos. Te mostramos algunas sugerencias para lograr una experiencia positiva al enseñar y aprender en un entorno online.

En un aprendizaje en niños es común destacar la necesidad de un ocio educativo, divertirse mientras se aprende, pasarlo bien. En cambio, en adultos y mayores, la educación se suele entender como una obligación, en muchas ocasiones porque se nos da impuesta, no le vemos el sentido ni el objetivo. Nada más lejos de la realidad, podemos hacer que esto cambie, y además divertirnos.

¿Cuantas veces nos ha pasado que en un principio un tema que no nos interesaba (quizá sobre algún aspecto histórico, científico o sobre algún personaje famoso) la pasión de la persona que nos lo contaba no ha hecho despertar el interés además de la sensación de disfrute al descubrir ciertos aspectos que desconocíamos? Seguro que muchas; en un documental, en una conferencia o en una charla.

La mayor parte de responsabilidad de transmitir esta pasión, que los estudiantes descubran y se diviertan aprendiendo recae sobre el profesor (o conferenciante). En un entorno on-line es más difícil, se pierde muchísima información (contacto visual, lenguaje no verbal, etc.), pero creemos que podemos ganar muchísimo más.

El disfrute, realizado de forma constructiva, proporciona crecimiento y bienestar emocional, y podemos aplicar a un entorno online de formación.

Permite que el estudiante sea quien descubra, se sorprenda y aprenda por si mismo. No le proporciones la información o le digas qué debe aprender. Guíale con preguntas, dudas, escenarios y situaciones que provoquen desasosiego, un poco de incomodidad, que se transformará en sentimiento de logro cuando encuentren la solución o al menos, entiendan los conceptos que intentan aprender.

Para lograr esto, en nuestros cursos por ejemplo puedes mostrar diferentes teorías o métodos, y que sea el estudiante que primero duda, luego comprenda y finalmente aplique.

La relación entre lo que aprenden y la motivación intrínseca de tus estudiantes es primordial. Aquí el profesor deberá realizar una tarea extra. No pretendas tener unas clases online con un montón de estudiantes, dejarles materiales, videos y más apuntes y esperar que ellos aprendan. Debe preguntar, entender y saber qué preocupa, cuales son sus objetivos y como se verán ellos mimos gracias a la consecución de esos objetivos. Finalmente, diles de qué modo gracias a ese curso y lo que aprenderán les servirá para alcanzar sus metas.

El anterior componente debe existir, pero puede provocar estrés, preocupación o tensión, mucho más si se realiza online. La diversión debe aparecer a partir del relax, comodidad y recreo, pero siempre si el entorno es cómodo y amable, y esto es todo un reto cuando hablamos de entorno informáticos, aún así es posible, ¿cómo?

No es necesario que las herramientas sean complejas para ser potentes, en muchas ocasiones las actividades para debatir, compartir o comentar nuevos puntos de vista pueden ser realizados a través de un foro. Los cuestionarios que pueden ser útiles para realizar una evaluación, pero debe quedar claro que esta se realiza para el alumno, no para el profesor, cambia entonces la palabra, en lugar de evaluación, llamémosle guía, o recomendaciones.

Los juegos son importantísimos para divertirse, ¿es posible divertirse en un entorno de aprendizaje online? Claro que si !!, de hecho hay toda una ciencia en este aspecto; los Serious Games (o juegos serios). Los componentes básicos de los juegos es el establecimiento de reglas, retos, puntos y competitividad y/o colaboración. Existen juegos de simulación, preguntas-respuestas, competitivos por equipos, etc. El diseño de juegos por parte del profesor es muy costoso, pero hay opciones rápidas y sencillas. Se trataría de aplicar algún tipo de reto entre equipos de grupos de estudiantes, puede ser buscar una respuesta en Internet, resolver un problema, etc., añadiremos componentes de metas y si además hacemos que se evalúen entre ellos (por ejemplo, si no existe una solución exacta) podrán seguir aprendiendo de los demás.

Ejemplos y posibilidades: Usa documentos compartidos o foros, espacios como tablones (como si fueran post-its virtuales) para jugar. Propón un proyecto que equipos deben de conseguir con limitados recursos (seria equivalente a una simulación), pueden aparecer retos y logros, en ocasiones inesperados que añadan emoción.

Favorece la colaboración/competición entre equipos, aumentará la experiencia de las personas además de que podrán aprender entre ellos (nuevos puntos de vista, nuevos aspectos, y nuevas competencias)

En este sentido, entendemos que el fin último de la educación no debe ser entretener, pero si que es posible divertirse y disfrutar a la vez que se aprende, y nosotros creemos que es posible hacerlo online. Si necesitas ayuda contáctanos. También ofrecemos un entorno online de aprendizaje donde puedes ofrecer tus cursos: www.edueca.com

 

By | 2018-05-11T18:29:45+00:00 mayo 11th, 2018|Categories: blog-es|

About the Author: